ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

 

 

 

Selección de accesiones de leguminosas forrajeras en el Valle del Cauto

 

Selection of accessions of forage legumes in the Cauto Valley

 

 

 

I. Gómez1, R. Espinosa1 y Yuseika Olivera2

1Instituto de Investigaciones Agropecuarias "Jorge Dimitrov". Carretera Bayamo-Manzanillo km 16½, Bayamo 85100, Granma, Cuba
E-mail: igomez@dimitrov.granma.inf.cu
2Estación Experimental de Pastos y Forrajes "Indio Hatuey". Matanzas, Cuba

 

 

 


RESUMEN

Con el objetivo de seleccionar las leguminosas de mejor comportamiento en las condiciones más representativas de la ganadería en el Valle del Cauto, Cuba, se evaluaron durante dos años diez accesiones sobre un suelo Vertisol de esta región. El estudio se realizó en parcelas de 4 x 3 m sin réplicas y se determinaron las siguientes variables: el rendimiento de biomasa, la cobertura, el vigor, la altura, el porcentaje de hojas y la incidencia de plagas. A través del análisis de componentes principales (ACP) se detectó una varianza acumulada de 71,87% en las dos primeras componentes. Las variables que mejor explicaron la varianza en la CP1 (48,04%) fueron la cobertura, el rendimiento y el vigor, las cuales estuvieron positivamente relacionadas; mientras que la CP2 extrajo una varianza de 23,63%, la que se explicó por la altura y el porcentaje de hojas, que tuvieron una relación inversamente proporcional. A partir del análisis de clasificación automática se formaron cuatro grupos, de los cuales el I fue el de mejor comportamiento y estuvo formado por cinco accesiones; este grupo en su conjunto mostró una contribución positiva de 83,3%, al comparar la media de los indicadores con la media de la población. De acuerdo con los resultados, se seleccionaron las accesiones Centrosema macrocarpum CIAT-5065, Centrosema híbrido CIAT-438, Teramnus labialis cv. Semilla Clara y Neonotonia wightii cvs. Tinaroo y Cooper.

Palabras clave: Evaluación, leguminosas, Vertisol.


ABSTRACT

With the objective of selecting the legumes of better performance under the most representative conditions of livestock in the Cauto Valley, Cuba, ten accessions were evaluated for two years on a Vertisol soil of this region. The study was carried out in 4 x 3 m plots without replications and the following variables were determined: biomass yield, cover, vigor, height, leaf percentage and pest incidence. Through the main component analysis (MCA) an accumulated variance of 71,87% was detected in the first two components. The variables that better explained the variance in the CP1 (48,04%) were cover, yield and vigor, which were positively related; while CP2 extracted a variance of 23,63%, that was explained by height and leaf percentage, which had an inversely proportional relationship. From the analysis of automatic classification four groups were formed, from which I was the one with better performance and was formed by five accessions; this group as a whole showed a positive contribution of 83,3%, when comparing the mean of the indicators to the mean of the population. According to the results, the following accessions were selected: Centrosema macrocarpum CIAT-5065, Centrosema híbrido CIAT-438, Teramnus labialis cv. Semilla Clara and Neonotonia wightii cvs. Tinaroo and Cooper.

Key words: Evaluation, legumes, Vertisol.


 

 

INTRODUCCIÓN

Los pastos y los forrajes representan el cultivo más extendido en la agricultura cubana y constituyen la base de la alimentación del ganado (Funes y Paretas, 1986; Valdés y Planas, 1999; Molina, Valdés y Castillo, 2000); dentro de ellos, los pastizales naturalizados o nativos representan la mayor parte de las especies vegetales que hoy se encuentran presentes en los ecosistemas ganaderos cubanos, los cuales poseen características genéticas desarrolladas de resistencia, que les permiten adaptarse a las condiciones desfavorables existentes en el medio ambiente. Sin embargo, se ha demostrado la incapacidad que tienen la mayoría de estas especies para lograr producciones de alimentos en la cantidad y con la calidad que requieren los animales (Funes, Febles y Pérez-Infante, 1986; Paretas, 1993; Machado y Seguí, 1997).

Esta incapacidad de producción de algunas especies de pastos puede estar influenciada por varios factores, entre los que pueden mencionarse el clima, el suelo y la topografía, y sus relaciones e interrelaciones con los organismos vivos (Corzo, García, Silva, Pérez y Geerken, 1999).

De manera general, las áreas ganaderas de Cuba presentan limitantes en lo referente al suelo, como son: problemas de drenaje, acidez, salinidad, erosión, baja fertilidad y pedregosidad, entre otros, y solamente un 9% no presenta problemas para el desarrollo de los pastos (Hernández, 1996); mientras que con relación al clima, se ha indicado su influencia en todos los procesos biológicos al ser un constituyente básico del medio ambiente (Blanco, 1996).

Basado en la problemática descrita, se diseñó este trabajo con el objetivo de seleccionar las accesiones de leguminosas de mejor comportamiento en las condiciones más representativas de la ganadería del Valle del Cauto, así como recomendar para futuras investigaciones aquellas que demostraran una mayor adaptabilidad específica y una mejor respuesta fenotípica en los principales indicadores productivos.

 

MATERIALES Y MÉTODOS

Suelo y clima. El experimento se realizó en un suelo Vertisol (Hernández et al., 1999), representativo de la ganadería del Valle del Cauto, provincia Granma, Cuba. Del total de áreas dedicadas a la agricultura en este territorio, este tipo de suelo representa el 50%. En la tabla 1 se muestra la composición química del suelo del área experimental.

Este tipo de suelo posee un nivel de fertilidad de medio a alto, los contenidos de fósforo son de medianos a altos y los de potasio varían desde bajos hasta altos. El porcentaje de materia orgánica es medio; mientras que el nitrógeno se corresponde con los rangos entre medio y alto, aunque este elemento es el más dinámico del suelo y está sujeto a variación. Esta valoración se realizó tomando en cuenta los rangos reportados por Mesa y Naranjo (1982).

La tabla 2 muestra información de las principales variables climáticas registradas durante el período experimental y los datos históricos.

En el período de evaluación el clima presentó valores promedios estacionales y anuales de lluvia que se corresponden con los registros históricos de la Estación Experimental de Pastos y Forrajes de la provincia de Granma, para cuyo territorio las isoyetas de las precipitaciones están dentro de los siguientes valores: 600-800 mm para el período lluvioso (Izquierdo, 1989); 200-300 mm para el período poco lluvioso (Trusov, Díaz e Izquierdo, 1989) y 1 000-1 200 mm para el año (Gagua, Zarembo e Izquierdo, 1989).

Con relación a la temperatura y a la humedad relativa no se observaron variaciones de consideración. En este sentido, la temperatura media anual está dentro del rango para la isoterma histórica (24-26ºC) en esta región (La Pinel, 1989).

Diseño y tratamientos. La evaluación se realizó en parcelas de 4 x 3 m sin réplicas. Se compararon 10 accesiones de leguminosas pertenecientes a ocho especies de los géneros Centrosema, Teramnus, Macroptilium, Clitoria, Neonotonia, Pueraria y Vigna.

 

PROCEDIMIENTO

Preparación del suelo. Se efectuó una preparación del suelo convencional, que consistió en la secuencia de las siguientes labores: roturación, grada mediana, cruce, grada ligera y surcado, con un intervalo de 30 ± 10 días entre ellas.

Siembra. La siembra se realizó en el mes de julio para disminuir el nivel de competencia con las malezas que brotan con el inicio de las lluvias. Para ello se empleó una dosis de semilla de 1,8 a 3,0 kg de SPG ha-1, que fue depositada a chorrillo dentro de los surcos.

Fertilización. Se empleó una dosis de fertilizante de 40 y 60 kg de P2O5 y K2O ha-1 año-1, la cual fue aplicada en una sola ocasión después del último corte de la época poco lluviosa.

 

Mediciones y observaciones

El trabajo experimental tuvo una duración de dos años, período en el cual se realizaron las mediciones y observaciones que se describen a continuación.

Muestreo de suelo. Se tomaron cinco muestras en cinco puntos situados en las diagonales del área y en el punto de intersección de las propias diagonales. Estos puntos fueron equidistantes a partir del centro del terreno hasta cada uno de los ángulos externos (esquinas) del área experimental.

Vigor del rebrote. Se valoró sobre la base del aspecto de las plantas: color, efecto producido por varios tipos de estrés que producen marchitez, debilitamiento del vegetal y reducción del tamaño de sus órganos, y se calificó de la siguiente manera: 1) malo, 2) regular, 3) bueno, 4) muy bueno.

Altura de las plantas. Se tomó en cinco puntos de cada parcela y con ella se determinó la altura promedio que alcanzó la especie en el período correspondiente, expresada en centímetros.

Rendimiento de materia seca (t MS ha-1). Se determinó según la metodología de los Campos Regionales de Evaluación Inicial (CREI), propuesta por Álvarez, Funes, Monzote y Hernández (1990).

Porcentaje de hojas. Se aplicó la metodología de Álvarez et al. (1990) y se realizaron dos determinaciones por año, una en el corte de enero (período poco lluvioso) y otra en el corte de agosto (período lluvioso). Para ello se tomó en consideración que la muestra tomada (200 g) no tuviera material muerto. Posteriormente se secó en la estufa y se pesó en base seca, y a partir de esta se calcularon los componentes; se consideró como hojas el foliolo más el pecíolo, y el resto como tallo.

Composición botánica (%). Se realizó sobre la base del área cubierta por la especie cultivada; para ello se utilizó el método de rango de peso seco propuesto por t`Mannetje y Haydock (1963).

Plagas. Estas observaciones se realizaron en el momento de los cortes y no se empleó tratamiento químico en ninguno de los casos en que se apreció afectación severa. Para determinar la incidencia y el grado de afectaciones ocasionadas por las plagas se utilizó el método de evaluación por rango, otorgando calificaciones del 1 al 4.

 

Análisis estadístico

Se aplicó el paquete estadístico SPSS versión 10.0. Para la selección de especies se realizaron análisis de componentes principales y de conglomerados, utilizando en este último el método de unión entre grupos con las distancias euclidianas como criterio de diferenciación entre los grupos.

Después de formados los grupos mediante el análisis de clasificación automática se determinó la media de cada indicador, a partir de la matriz de datos obtenida en cada grupo. Para determinar la contribución (tanto positiva como negativa) de las variables a la formación de estos, se tomó como base que el total de indicadores representaran el 100%. Así, todos aquellos indicadores que sobrepasaban la media poblacional se identificaron como positivos y todos aquellos que se encontraban por debajo, como negativos. Después de prefijar el número de indicadores (positivos y negativos) se determinó, por proporciones, el valor porcentual con relación al total alcanzado por cada grupo.

En el caso de los indicadores plagas, enfermedades y clorosis se procedió de forma inversa, ya que las medias mayores a la media poblacional significaban una mayor afectación.

 

Selección de especies

En el proceso de selección se evaluó el comportamiento demostrado por cada accesión en las cinco variables principales (tabla 3).

Se estableció que las accesiones seleccionadas debían cumplir con dos o más de los criterios evaluativos considerados. Solo se escogieron para la próxima fase de evaluación aquellas que superaban al menos tres de los cinco requisitos planteados en los criterios de selección.

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

La introducción de nuevas especies y variedades de pastos en la ganadería constituye una tarea vital para el mejoramiento de la cantidad y la calidad de la dieta alimenticia de los animales, y surge por la necesidad de reemplazar los ecotipos de bajo valor nutritivo y productividad existentes (Machado y Seguí, 1997; Guillot, Vigil y Acuña, 2002). Sin embargo, la posibilidad de lograr una estructura de pastos con características deseables en su adaptabilidad y su estabilidad (Seguí, 1996) requiere de estudios de comportamiento de las especies en diferentes ambientes, que sirvan de base para estimar su especificidad ambiental respecto a las variables más importantes y que permitan conocer su grado de adaptación, así como la variabilidad existente para diferentes condiciones.

En este sentido, se le concede un papel esencial a las condiciones físicas y químicas presentes en el ecosistema, representadas fundamentalmente por el suelo y el clima del entorno natural donde se desarrollan los organismos vivos, al modelar el tipo de comunidad biológica, así como su adaptación al ambiente físico (Corzo et al., 1999), los cuales determinan la eficiencia y supervivencia de las especies en su competencia por la luz solar, el agua, los nutrimentos y el espacio (López, Iturralde, Claro, Ruíz, Cabrera, Moleiro, Roque, Chamizo, García, Gerhartz, García, Pérez, Pino, Sentí, Borroto y Rodríguez, 2002).

Al realizar el análisis de componentes principales (ACP) se detectó una varianza acumulada de 71,87% en las dos primeras componentes (tabla 4).

Las variables que mejor explicaron la varianza en la CP1 (48,04%) fueron el porcentaje de pasto, el rendimiento de MS y el vigor, las cuales estuvieron positivamente relacionadas entre sí; mientras que la CP2 extrajo una varianza de 23,63%, la que estuvo explicada principalmente por la altura y el porcentaje de hojas y se relacionaron de forma inversa. Con este procedimiento analítico se determinaron las variables de mayor influencia para la clasificación de los tratamientos, lo que corrobora la precisión de este método en el proceso de selección de las especies (Álvarez, 1982).

Mediante el análisis de clasificación automática de los datos se formaron cuatro grupos (fig. 1).

En la tabla 5 se muestran las accesiones pertenecientes a cada uno de los grupos formados y en la tabla 6 la contribución de cada una de las variables a la formación de dichos grupos.

La mayor contribución positiva de las variables e indicadores estudiados se encontró en el grupo I, con un 83,3% (tabla 6).

El rendimiento promedio de las accesiones que componen este grupo (Centrosema macrocarpum CIAT-5065, Centrosema híbrido CIAT-438, Teramnus labialis cv. Semilla Clara y Neonotonia wightii cvs. Tinaroo y Cooper ) superó las 8,9 t MS ha-1 año-1 y la cobertura del pasto se mantuvo por encima del 85% al finalizar dos años de evaluación, los que unidos a la mayor hojosidad, el buen vigor y la menor incidencia de plagas, fueron los indicadores que más contribuyeron a una respuesta fenotípica deseable en las variables estudiadas; los restantes grupos mostraron menos de 33% de contribución positiva y, por ello, el peor comportamiento.

Después de analizar los resultados, se concluye que las accesiones de mejor comportamiento en este ambiente fueron las que formaban el grupo I (C. macrocarpum CIAT-5065, C. híbrido CIAT-438, T. labialis Semilla Clara y N. wightii cvs. Tinaroo y Cooper), las que se recomiendan para los estudios posteriores.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFÍCAS

1. Álvarez, A.; Funes, F.; Monzote, Martha & Hernández A. 1990. Metodología de campos regionales de evaluación inicial (CREI). IIPF-MINAG. La Habana, Cuba. (Mimeo)

2. Álvarez, Mirian. Una aplicación del método de la I-distancia a la selección de grupos de variedades de piña (Ananas comosus L. Merr). Cultivos Tropicales. 4 (3):427. 1982

3. Blanco, F. El clima y la producción de pastos. En: Curso "Fundamentos de la producción de pastos". Programa de Maestría en Pastos y Forrajes. EEPF "Indio Hatuey". Matanzas, Cuba. (Mimeo). 1996

4. Corzo, J.A.; García, L.A.; Silva, J.J.; Pérez E. & Geerken C. El ecosistema agropecuario. En: Zootecnia general. Un enfoque ecológico. Editorial Félix Varela. La Habana, Cuba. p. 1. 1999

5. Funes, F.; Febles, G. & Pérez-Infante, F. Los pastos y el desarrollo ganadero en Cuba. En: Los Pastos en Cuba. Tomo 1. Producción. EDICA. La Habana, Cuba. 801 p. 1986

6. Funes, F. & Paretas, J.J. Instituto de Investigaciones de Pastos y Forrajes. Rev. ACPA. 5 (4):52. 1986

7. Gagua, G.; Zarembo, S. & Izquierdo, A. Clima. Atlas Nacional de Cuba. Inst. Geogr. ACC, ICGC, MINFAR, Inst. Geogr. Nac. España VI.3.1. 1989

8. Guillot, J.; Vigil, María del Carmen & Acuña, Bárbara. Hierba buffel: una solución para la ganadería de la franja costera sur de Guantánamo. Rev. ACPA. 21 (3):14. 2002

9. Hernández, A. et al. Nueva versión de clasificación genética de los suelos de Cuba. AGRINFOR. Ministerio de la Agricultura. La Habana, Cuba. 64 p. 1999

10. Hernández, Marta. Los suelos ganaderos de Cuba. En: Curso "Fundamentos de la producción de pastos". Programa de Maestría en Pastos y Forrajes. EEPF "Indio Hatuey". Matanzas, Cuba (Mimeo). 1996

11. Izquierdo, A. Clima. Atlas Nacional de Cuba. Inst. Geogr. ACC, ICGC, MINFAR, Inst. Geogr. Nac. España VI.3.3. 1989

12. La Pinel, B. Clima (temperatura media anual del aire). Atlas Nacional de Cuba. Inst. Geogr. ACC, ICGC, MINFAR, Inst. Geogr. Nac. España VI.2.4. 1989

13. López, C.M.; Iturralde, M.A.; Claro, R.; Ruíz, Lourdes; Cabrera, G.J.; Moleiro, Roque, Martha; Chamizo, Ada R.; García, Lidia; Gerhartz, J.L.; García, G.; Pérez, Heidi; Pino, Alicia; Sentí, Martha M.; Borroto R. & Rodríguez, Yamilé. Introducción al medio ambiente. En: Tabloide Universidad para todos. Editora ACC. La Habana, Cuba. 31 p. 2002

14. Machado, R. & Seguí, Esperanza. Introducción, mejoramiento y selección de variedades comerciales de pastos y forrajes. Pastos y Forrajes. 20:1 1997

15. Mesa, A. & Naranjo, M. Manual de interpretación de los suelos. Editorial Científico-Técnica. Ciudad de La Habana, Cuba. 136 p. 1982

16. Molina, A.; Valdés, G. & Castillo, E. Alternativas tecnológicas para la producción de leche y carne en las actuales condiciones de Cuba. Rev. ACPA. 19 (1): 39. 2000

17. Paretas, J.. Producción bovina en Cuba. Rev. ACPA. 12 (1):13 J. 1993

18. Seguí, Esperanza. Introducción y regionalización de variedades forrajeras. En: Curso "Fundamentos de la producción de pastos". Programa de Maestría en Pastos y Forrajes. EEPF "Indio Hatuey". Matanzas, Cuba. (Mimeo). 1996

19. t´Mannetje, L.T. & Haydock, K.P. The dry matter weight-rank method for the botanical analysis of pasture. J. Br. Gras. Soc. 18:268. 1963

20. Trusov, I.J.; Díaz, L.R. & Izquierdo, A. Clima (precipitación mm media del período seco desde). Atlas Nacional de Cuba. Inst. Geogr. ACC, ICGC, MINFAR, Inst. Geogr. Nac. España. VI.3.2

21. Valdés, G. & Planas, Teresa. 1999. Ganadería de cría y alimentación. Rev. ACPA. 18 (1):47. 1989.1931 a 1972

 

 

 

Recibido el 20 de julio del 2005
Aprobado el 16 de mayo del 2006