ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

 

 

 

Limitaciones en la adopción de los sistemas silvopastoriles en latinoamérica

 

Limitations in the adoption of silvopastoral systems in Latin America

 

 

 

T. Clavero¹ y J. Suárez²

1Centro de Transferencia de Tecnologías en Pastos y Forrajes, La Universidad del Zulia, Maracaibo, Venezuela
E-mail: tclavero@hotmail.com
2Estación Experimental de Pastos y Forrajes "Indio Hatuey". Matanzas, Cuba

 

 

 


RESUMEN

Si bien los sistemas silvopastoriles se iniciaron en Latinoamérica hace unas tres décadas, aun no se ha logrado la aceptación y difusión esperada en las diferentes áreas y/o regiones agroecológicas. Ello se debe a que existen un conjunto de factores que han incidido en que la utilización de los sistemas silvopastoriles en Latinoamérica no sea la esperada, a pesar de los múltiples bienes y servicios que ofrecen. Algunas de las causas principales que han limitado el desarrollo de las tecnologías en esta área son las siguientes: factores técnicos como germoplasma, problemas de plagas y enfermedades, información técnica relativa a producción y calidad, investigaciones no orientadas, períodos de espera para el establecimiento de los árboles en los potreros y falta de educación agroforestal. En el aspecto socioeconómico destacan: falta de extensión, financiamiento para las inversiones, semillas de calidad y mano de obra calificada. Desde el punto de vista sociocultural resaltan las tradiciones de los productores y la creencia de que el pasto escasea debajo de los árboles. Aunque la adopción de estos sistemas ha sido limitada, esto varía notablemente con la demostración a los productores de la persistencia y longevidad en condiciones de pastoreo y/o corte y acarreo, así como los beneficios múltiples en el orden económico, social y ecológico en el contexto del productor y sus sistemas de producción.

Palabras clave: Sistemas silvopascícolas, transferencia de tecnología.


ABSTRACT

Although silvopastoral systems appeared in Latin America three decades ago, the expected acceptance and diffusion in the different agroecological areas and/or regions have not been achieved yet. That is because there are a group of factors that have influenced the fact that the utilization of silvopastoral systems in Latin America is not as expected, in spite of the many goods and services they offer. Some of the main causes that have limited the development of technologies in that field are the following: technical factors such as germplasm, problems of pests and diseases, technical information related to production and quality, non oriented studies, waiting periods for the establishment of the trees in the paddocks and lack of agroforestry training. In the soscio economic aspect the lack of extension work, funding for investments, high quality seeds and qualified labor stand out. From the sociocultural point of view the traditions of producers and the belief that pasture is scarce under trees are the main factors. Although the adoption of these systems has been limited, this varies remarkably with the demonstration to producers of the persistence and longevity under grazing and/or cut and carry conditions, as well as the multiple benefits in the economic, social and ecological aspects in the context of the producer and his production systems.

Key words: Silvopastoral systems, technology transference.


 

 

INTRODUCCIÓN

Los sistemas silvopastoriles representan, en teoría y práctica, una opción importante para la ganadería en Latinoamérica, con un adelanto significativo en el mejoramiento del sistema de pasturas en monocultivo. Sin embargo, a pesar de todo ese potencial aún presentan «lagunas» tecnológicas y, lo más importante, una insuficiente tasa de adopción por los productores, lo cual debe ser motivo de análisis, discusión y corrección para que estos sistemas puedan convertirse en parte sustancial de los procesos de cambio que requieren nuestras explotaciones ganaderas.

 

Limitaciones de los sistemas silvopastoriles en Latinoamérica

Actualmente existe un gran auge tanto en Venezuela y Cuba, como en otras naciones del continente, para un cambio importante en la visión de los investigadores, los profesionales, los técnicos, los extensionistas y algunos ganaderos respecto al papel de las especies arbóreas y arbustivas en la producción de rumiantes. Sin embargo, es necesario analizar el por qué, a pesar de que estos sistemas ofrecen ventajas comprobadas, no han tenido gran aceptación por los productores, por lo que surge la pregunta ¿Cuáles han sido las limitaciones más importantes para desarrollar la agroforestería en la producción animal y sus posibles soluciones?

 

1. Limitaciones técnicas

1.1. Estrecha base de germoplasma en la mayoría de las especies que se utilizan tanto en investigación como en el aspecto comercial1. Es requerido investigar en el mejoramiento genético, donde materiales genéticos superiores sean identificados, multiplicados y diseminados en las diversas áreas agroecológicas.

1.2. Poco conocimiento en relación a plagas y enfermedades en estos sistemas. La mayoría de los investigadores en el área de entomología y fitopatología laboran en cultivos para consumo humano, por lo que se requiere la formación de equipos de trabajo que incluyan estos especialistas para analizar, en el contexto global, la problemática de estas variantes en el manejo de sistemas agroforestales.

1.3. Especies tolerantes a salinidad de suelos y/o inundaciones, que permitan explotar grandes extensiones con problemas de inundaciones periódicas y salinidad, las cuales restringen severamente la producción agrícola animal2.

1.4. Manejos de los cortes y/o pastoreo. Esta línea de investigación ha sido una de las más estudiadas; sin embargo, la limitante es que se ha concentrado en pocas especies y, principalmente, en condiciones de pastoreo. Deben estudiarse otras especies potenciales, principalmente en lo referente a la tolerancia a frecuencias de corte a diferentes alturas, tasas de recuperación después del corte o ramoneo, mortalidad, respuestas de estas especies al pastoreo directo por herbívoros domésticos, efecto en la longevidad, así como el momento adecuado para realizar el primer corte y/o pastoreo.

1.5. Información nutricional. Se tienen informaciones básicas del valor nutricional de algunas especies, pero se requiere ampliar esa información a la mayoría de las especies potenciales, así como detallar lo relacionado con la digestibilidad, el consumo, los compuestos secundarios, las fracciones de carbohidratos y el nitrógeno. Asimismo, es necesario mejorar los laboratorios y la calidad de los análisis realizados.

1.6. Investigación no orientada. Las instituciones que han tenido predominio en la investigación agropecuaria (los institutos nacionales de investigación agropecuaria3 y las universidades/centros de educación superior) durante décadas estuvieron orientando la investigación a resolver problemáticas netamente agrícolas o ganaderas, es decir, al estudio de una parte del componente y no de todo el sistema aplicado a los productores. Durante la década de los noventa se inició una serie de ensayos de campo, orientados a profundizar los conocimientos en los sistemas agroforestales; asimismo, al menos en Venezuela, Colombia, Cuba, México, Costa Rica y Brasil, actualmente existen diferentes instituciones o equipos de trabajo4 encargados de la investigación agroforestal, priorizando el estudio de las interrelaciones entre los componentes del sistema, su evaluación económica y los aspectos sociales derivados de su uso, orientándolos hacia las verdaderas necesidades del sector rural.

1.7. Falta de educación agroforestal en las instituciones de educación superior. En la mayoría de los institutos universitarios y facultades de agronomía y veterinaria no se incluyen temas de agroforestería y, menos aún, cursos o asignaturas completas donde se formen las próximas generaciones de profesionales agropecuarios con conceptos agroforestales5. Esto ha generado un desconocimiento total en la materia por nuestros egresados con las consecuencias prácticas al no poder identificar un sistema agroforestal y, menos aún, su establecimiento exitoso. Actualmente, con las modificaciones curriculares, se está tratando de incluir el tema en los programas de pregrado y propuestas de asignaturas en los posgrados relacionados con el tema de la producción animal.

1.8. Período de espera para el establecimiento de los árboles. Una limitante importante es el tiempo para utilizar el sistema silvopastoril, pues se requiere un período largo entre el inicio de la plantación y la utilización por parte de los animales y/o acarreo para no comprometer el establecimiento de los árboles (aproximadamente un año).

En este sentido, y para reducir el período de recuperación de la inversión realizada como para hacer más atractiva la tecnología a los productores, en Cuba se han obtenido importantes experiencias en la siembra de cultivos de ciclo corto (melón, maíz, frijoles, calabaza, pepino, boniato/batata y yuca) entre los surcos de leucaena durante el período de establecimiento y antes de la siembra de los pastos, cuyo corte, si se prolonga el establecimiento, puede ser utilizado como forraje o para producir heno. Dichos cultivos de ciclo corto exigen mantener el área limpia de malas hierbas y posibilitan obtener ingresos por su venta, lo cual amortiza parcial o totalmente la inversión realizada en el establecimiento del sistema silvopastoril.

Otra solución aplicada en Cuba es la preparación del terreno por franjas cuando existe un adecuado pasto base, lo cual reduce el costo de establecimiento en un 34,6% (tabla 1).

Respecto a la amortización de la inversión, esta se recuperó en el primer año de explotación a partir de la producción de leche y la obtención de los terneros.

 

2. Factores socioeconómicos

2.1. Insuficiente grado de extensión y tasa de difusión y adopción. Tradicionalmente han existido barreras enormes entre la investigación y la aplicación de sus logros, lo cual ha sido mucho mayor en el área agroforestal. Por esta razón, se requiere un proceso de transferencia de tecnologías (también puede denominarse difusión y adopción de tecnologías), donde se introduzcan en la práctica, con la indispensable ocurrencia de innovaciones tecnológicas y organizativas, y al mismo tiempo, se validen los resultados de las investigaciones en condiciones de producción.

Para que esto ocurra es necesario que exista un adecuado grado de transparencia en el sector agropecuario (Suárez, Martínez, Ibarra, Blanco y Machado, 2002). La difusión de una tecnología en un sector sigue un proceso en el cual existen fundamentalmente dos grupos: el primero, los adoptantes iniciales (los clientes pioneros o innovadores), que son los que corren los riesgos inherentes a las nuevas tecnologías; y el segundo, compuesto por el resto de las empresas que adoptan la tecnología cuando ya ha demostrado sus potencialidades. No obstante, para que el segundo grupo (más numeroso) adopte la tecnología es preciso que en el sector haya transparencia -alto grado de información en circulación-, de forma tal que se conozcan las experiencias y resultados de los adoptantes iniciales.

En el aumento del grado de transparencia sectorial desempeñan un papel clave los ministerios de agricultura y organizaciones similares, los sistemas y estructuras de transferencia de tecnologías, la labor de capacitación, posgrado y asesoría que brindan los centros de investigación y universidades, la asociaciones nacionales de producción animal, las organizaciones y asociaciones de productores y campesinas, las ferias y exposiciones ganaderas, los congresos, simposios y talleres, así como las publicaciones que genera el sector.

Un ejemplo de ello, en el caso de Cuba, fue el hecho de que, como producto de la transparencia de información que se generó sobre los resultados pioneros de la adopción de los sistemas silvopastoriles en la provincia de La Habana (7 139 hectáreas) durante 1997 y 1998, y potenciado por la publicación de un manual para productores, un libro y numerosos artículos, así como el desarrollo de un Diplomado en la temática y los recorridos de investigadores por diferentes regiones del país, se produjo una difusión de la tecnología, sobre todo en las provincias de Matanzas (1 422 ha), Camagüey (1 885 ha) y Holguín (1 188 ha), así como otras 8 175 hectáreas en el resto del país, lo cual totalizó unas 19 809 hectáreas dedicadas al silvopastoreo.

Una estrategia muy utilizada en la región para fomentar la transparencia, y con ello la difusión y adopción de tecnologías, es crear o potenciar fincas «vitrinas» en las tierras de productores líderes de una zona, quienes se convierten en los innovadores pioneros y desempeñan funciones multiplicadoras al adoptar y validar los sistemas sostenibles de producción en sus unidades de producción. En la medida que se adopten estos sistemas, se organizarán visitas a estas fincas con productores locales para el intercambio y la vinculación "productor a productor", cuyos logros principales se manifiestan en una motivación a otros productores y el intercambio de iniciativas y experiencias.

La acción del gobierno central, regional y/o municipal es fundamental para crear programas agroalimentarios por regiones que permitan financiar las actividades de difusión y adopción tecnológica, así como la capacitación de los productores en todos los elementos teórico-prácticos, además de proveer al sector de graduados altamente calificados a nivel de pregrado/posgrado y desarrollar políticas y estrategias sectoriales y regionales para el fomento de la difusión de tecnologías, la innovación y la capacidad empresarial en el tejido productivo local, el surgimiento y desarrollo de empresas, así como su vinculación con los centros de investigación y universidades (Schiavo y Dabat, 2004)6.

2.2. Créditos. El establecimiento de un sistema agroforestal significa cientos de plantas por hectárea, lo que requiere sustanciales inversiones de tiempo y dinero. Soportes o ayudas financieras pudieran obtenerse a través de créditos agrícolas con bajas tasas de interés, certificados por cooperativas de productores o asociaciones de ganaderos; los costos pueden ser asumidos como inversiones estatales, proyectos empresariales autofinanciados (inversión propia) o en el marco de proyectos de desarrollo con financiamiento gubernamental, privado o mixto7.

2.3. Semillas. Actualmente, de forma general en toda la región, se carece de un mecanismo que proporcione semillas de alta calidad, disponibilidad y precios razonables. Esto se ha convertido en un enorme problema y una limitante importante en el establecimiento de los sistemas agroforestales, debido a las limitaciones o la falta de interés de empresas importantes en el área de la producción y la comercialización de semillas8.

Una solución a este problema puede ser el establecimiento de alianzas estratégicas entre universidades e institutos de investigación, gobiernos regionales o municipales y pequeños y medianos productores para la producción de semillas destinada al autoconsumo regional y la comercialización de los excedentes. De esta forma, los resultados de investigación relativos a la evaluación, selección y mejora del germoplasma de plantas forrajeras arbóreas y herbáceas se difunden hacia los pequeños y medianos productores que se comprometen a multiplicar de forma participativa el material con soporte financiero del Estado, garantizando el suministro a cooperativas de distribución y mercadeo.

2.4. Mano de obra. Existe una necesidad de mano de obra calificada que pueda dar seguimiento al manejo y uso de los sistemas silvopastoriles. Para ello, debe formarse personal tanto obrero como técnico por medio de agencias gubernamentales y/o encargadas del desarrollo regional, así como especialistas altamente calificados a través de cursos de posgrado, maestrías y doctorados en este tema.

En la solución de esta limitación puede influir positivamente la colaboración y la cooperación regional, relativa a la organización y desarrollo de acciones de formación, lo cual puede tener como marco institucional los acuerdos de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y de Gobierno y la Alternativa Bolivariana para América Latina y el Caribe (ALBA). Ejemplos de lo alcanzado hasta el momento en la capacitación colaborativa del factor humano en la región son:

3. Sociocultural

3.1. Tradición. Los productores de los países en desarrollo tradicionalmente han adoptado las gramíneas como cultivos básicos para la alimentación de rumiantes, logrando adquirir a través de los años un paquete tecnológico a fuerza de prueba y error, por lo cual, en muchos casos, se resisten a modificar y a cambiar sus sistemas de producción basados en herbáceas, por otros más diversificados y complejos de manejar, como los sistemas silvopastoriles y agroforestales en general.

Por ello, para lograr una adopción exitosa y entusiasta de dichos sistemas se requiere de una real integración entre productores, investigadores y extensionistas, con una alta capacidad de ejecutar innovaciones tecnológicas y organizativas para difundir y adoptar no sólo proyectos adaptados a una determinada zona agroecológica, sino también a las condiciones y características del productor, el cual tiene que desempeñar un papel activo para lograr elevadas tasas de adopción y resultados exitosos.

En este sentido, se deben buscar los núcleos o agrupaciones de productores innovadores que acepten incorporar estos sistemas agroforestales en su modelo de producción, en lo cual resulta clave el análisis con cada productor relacionado con su disponibilidad de recursos materiales y/o financieros, acceso a los créditos y posibilidades de desarrollar diversas alternativas. Cuando se trata de productores de escasos recursos, hay mucha dificultad para implementar el sistema, especialmente por su baja capacidad de inversión.

En todos los casos es importante y esencial presentarle al productor el análisis de costo-beneficio del sistema agroforestal y de recuperación de la inversión, que permita convencerlo para modificar sus sistemas tradicionales.

3.2. Creencia de que el pasto escasea debajo de los árboles. Una limitante para establecer los sistemas silvopastoriles es la creencia de que el rendimiento del pastizal se reduce debajo de los árboles, la cual se ha demostrado que es falsa cuando se realizan correctas podas escalonadas de los árboles (Pentón y Blanco, 1997; Pezo e Ibrahim, 1999; Pentón, Simón y Alonso, 2002), excepto cuando se emplean altas densidades o si los árboles son de copa amplia y tupida.

 

CONSIDERACIONES FINALES

Los sistemas silvopastoriles representan una opción viable desde el punto de vista ecológico y sociocultural, como una alternativa rentable económicamente para la ganadería en Latinoamérica. Sin embargo, su proceso de difusión y adopción es afectado por un conjunto de limitaciones, por lo cual se debe continuar en la labor integrada de educación-investigación-extensión con el propósito de disminuir la incidencia de los factores que limitan su implementación a escala productiva.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Díaz-Bautista, A. Efectos de la globalización en la competitividad y en los sistemas productivos locales de México. Observatorio de la Economía Latinoamericana, 25 p. [en línea] http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/mx/index.htm [consultado: 23-7-06]. 2002

2. Espinel, R. (Ed.). Resúmenes del I Congreso Latinoamericano sobre Agroforestería para la Producción Agrícola Sostenible. CIPAV. Cali, Colombia. 75 p. 1999

3. Ibrahim, M. (Comp.). Proceedings of 1th International Symposium on Silvopastoral Systems and 2nd Congress on Agroforestry and Livestock Production in Latin America. CATIE. San José de Costa Rica. 479 p. 2001

4. Lamela, L.; Simón, L.; Suárez, J. & Pérez, A. La gestión de la innovación y de la transferencia de tecnologías en la EEPF «Indio Hatuey»: Estudios de casos. Pastos y Forrajes. 25:31. 2002

5. Mannetje, L.; Ramírez, L.; Ibrahim, M.; Sandoval, C.; Ojeda, Nadia & Ku, J. (Eds.). Proceedings of 2nd International Symposium on Silvopastoral Systems and 3th Congress on Agroforestry and Livestock Production in Latin America. Universidad Autónoma de Yucatán, Mérida, México. 346 p. 2004

6. Pentón, Gertrudis & Blanco, F. Influencia de la sombra de los árboles en la composición química y el rendimiento de los pastos. Pastos y Forrajes. 20:101. 1997

7. Pentón, Gertrudis; Simón, L. & Alonso, F. Efecto del manejo de la sombra proyectada por plantas de Albizia procera sobre la recuperación del pasto Brachiaria decumbens. Memorias del V Taller Internacional "Utilización de los sistemas silvopastoriles para la producción animal". [cd-rom]. EEPF "Indio Hatuey". Matanzas, Cuba. 2002

8. Pezo, D. & Ibrahim, M. Sistemas silvopastoriles. Módulo de Enseñanza Agroforestal No. 2. Proyecto Agroforestal CATIE/GTZ. Turrialba, Costa Rica. 275 p. 1999

9. Schiavo, Ester & Dabat, G. Los Actores de Petrópolis-Tecnópolis: ¿Experiencia de desarrollo endógeno basada en nuevas tecnologías?. Problemas del Desarrollo. 35 (139):209. 2004

10. Shelton, H.M. Importance of tree resources for dry season feeding and the impact on productivity of livestock farms. In: Proceedings of 2nd International Symposium on Silvopastoral Systems. (Eds. Mannetje, L.; Ramírez, L.; Ibrahim, M.; Sandoval, C.; Ojeda, Nadia & Ku, J.). Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, México. p. 158. 2004

11. Suárez, J.; Martínez, A.; Ibarra, S.; Blanco, F. & Machado, Hilda. Factores que influyen en la difusión de tecnologías apropiadas para la ganadería. Pastos y Forrajes. 25:135. 2002

 

 

 

Recibido el 3 de julio del 2006
Aceptado el 14 de agosto del 2006

 

 

(Footnotes)

1 Tanto la investigación como la utilización productiva en el continente se ha concentrado principalmente en Leucaena sobre todo L. leucocephala - y Gliricidia sepium (con énfasis en Cuba, Colombia, México, Brasil, Venezuela y Centro América), Erythrina sp. (Centro América), Guazuma ulmifolia (México y Centro América),Albizia spp. (Cuba y México), Prosopis spp. (Colombia y Brasil), Morus spp. (Cuba y Costa Rica),Acacia spp. (México y Brasil), Buddleia spp. (México), Pithecellobium spp. y Trichanthera gigantea (Colombia), Enterolobium cyclocarpum (Colombia y Centro América) y Cordia spp. (Costa Rica), considerando los trabajos presentados en los tres Congresos Latinoamericanos sobre Agroforestería Pecuaria (Espinel, 1999; Ibrahim, 2001; Mannetje, Ramírez, Ibrahim, Sandoval, Ojeda & Ku, 2004).

2 Actualmente, a criterios de Shelton (2004), las únicas especies arbóreas leguminosas que pueden conformar sistemas silvopastoriles en zonas inundadas y con salinidad son Acacia nilotica, Sesbania sesban y Sesbania grandiflora; además de Erythrina fusca, a criterio de los autores.

3 Por ejemplo, el INIFAP (México), el INIA (Venezuela), el ICA y la CORPOICA (Colombia), la EMBRAPA (Brasil) y el INTA (Argentina), entre otros.

4 Por ejemplo, el Grupo de Estudios en Agroforestería de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, el CIPAV y el Grupo de Investigación en Producción Animal Sostenible de la Universidad de La Salle, en Colombia; el Centro de Agroforestería para el Desarrollo Sostenible de la Universidad Autónoma de Chapingo, el Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) en San Cristóbal de las Casas y el Cuerpo Académico de Agroforestería Pecuaria de la Universidad Autónoma de Chiapas, en México; el Programa de Investigaciones en Sistemas Silvopastoriles de la EEPF "Indio Hatuey", en Cuba; el Centro de Transferencia de Tecnologías en Pastos y Forrajes de la Universidad del Zulia y el Instituto de Producción Animal de la Universidad Central, en Venezuela; el Área de Cuencas y Sistemas Agroforestales del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Educación (CATIE), en Costa Rica; así como la Red Brasileña de Agroforestería (REBRAF) y EMBRAPA Florestas, en Brasil, entre otros.

5 Existen excepciones, por ejemplo los excelentes programas de cursos cortos, maestrías y doctorados del CATIE, Costa Rica; el Cuerpo Académico de Agroforestería Pecuaria de la Universidad Autónoma de Chiapas, México; el Diplomado en Silvopastoreo y una asignatura sobre agroforestería pecuaria en la Maestría en Pastos y Forrajes impartidos en la EEPF "Indio Hatuey", Cuba; y las dos ediciones del Curso Colombiano-Cubano sobre Sistemas Silvopastoriles organizado por CORPOICA, la EEPF "Indio Hatuey"y el ICA, por mencionar algunos.

6 Entre las políticas sectoriales y regionales se encuentran la creación de parques y polos tecnológicos, incubadoras y centros de apoyo a empresas, así como servicios de consultorías. Ejemplos de ello en América Latina y el Caribe, y con referencia a la agricultura, pueden mencionarse los casos del Polo Tecnológico de Rosario (Argentina), que alberga al Instituto Nacional de Agrobiotecnología, el Centro Binacional de Genómica Vegetal y las empresas de base tecnológica BIOCERES y BIOSIDUS incubadas por el CONICET; el Área Agropecuaria del Polo Científico de La Habana, compuesto por el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, el Instituto de Ciencia Animal y el Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas, así como el programa de creación de pequeñas organizaciones de base tecnológica a ciclo cerrado (I+D-Producción-Comercialización) del Ministerio de Educación Superior de Cuba en el macrosector de las Biociencias; los denominados sistemas productivos agroalimentarios locales de México (Díaz-Bautista, 2002), el Fondo de Financiamiento a Emprendedores del Gobierno del Estado de Morelos, México; los emprendimientos agropecuarios incubados por el Centro Tecnológico de Desarrollo Regional de Viçosa de la Universidad Federal de Viçosa, los cuales han posibilitado crear empresas relacionadas con la hidroponia, los softwares de uso forestal y diagnósticos rurales, así como la producción de suplementos alimenticios nutricionales, como Aquaplanta Viçosa Ltda., iPlanus y ARVES Alimentos, y los programas de financiamiento y apoyo a la innovación gestionados por la Financiadora de Estudios y Proyectos (FINED) y el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq); el Centro de Incubación de Empresas Agroalimentarias del Instituto Tecnológico de Costa Rica; y el Programa Federal de Reconversión Productiva de las PYMES Agroindustriales (Programa Cambio Rural), coordinado por el INTA, los gobiernos provinciales y asociaciones de productores; entre otros.

7 En el caso cubano se ha aplicado tanto el financiamiento centralizado por el Estado (por ejemplo, con los adoptantes pioneros de La Habana) y el autofinanciamiento empresarial, como la ejecución de proyectos de desarrollo productivo financiados por ONG's o entre éstas y el Estado.

8 Las empresas de producción de semillas en la región que poseen en su cartera de productos simientes de plantas forrajeras se han concentrado, principalmente, en los pastos y forrajes herbáceos; una de las honrosas excepciones es el Programa de Semillas Forestales del CATIE.